Según este estudio, los delfines tienen “amigos” y “aliados” y se saben sus nombres.

24/04/2021 – Los delfines son jugadores en equipo, muy inteligentes. Ellos evalúan sus relaciones y las clasifican en distintas categorías, según qué tan útiles pueden ser al enfrentarse a un rival.

Los delfines nariz de botella forman tres niveles de relaciones útiles. Un nuevo estudio de la Universidad de Bristol, en el Reino Unido, analizó cómo clasifican y responden a sus amigos y aliados.

.

De las 40 especies o más en la familia de los delfines, hay varios sistemas sociales. Algunos son muy bien estudiados, mientras que de otros se sabe muy poco, indica la autora del estudio antes citado, Stephanie King, académica de la Escuela de Ciencias Biológicas de Bristol.

“La ballena asesina, por ejemplo, es la especie más grande en la familia de delfines. Su sistema social se caracteriza por relaciones sociales muy estables. Una vez nace en un grupo, los individuos tienden a estar juntos de por vida, guiados por una matriarca,” indica Stephanie King. “Pero los delfines nariz de botella, por otro, lado, exhiben un patrón de agrupación de fusión / fisión. En éste, los miembros de un grupo pueden cambiar minuto a minuto, o cada hora”.

Así realizaron el estudio:

Para el estudio, los investigadores han estudiado delfines nariz de botella por tres décadas en el mar Indo Pacífico, en la Bahía Shark, en Australia. En este lugar, los delfines viven en círculos sociales grandes y abiertos, con muchas relaciones distintas. Como los humanos.

“Los delfines nariz de botella machos comienzan con relaciones a largo plazo, con otros machos, cuando son jóvenes. Con el paso del tiempo, estas relaciones se cristalizan en alianzas, vínculos más fuertes que pueden durar décadas”, dice King.

.

Los delfines forman todo tipo de relaciones, de conocidos casuales a mejores amigos a archienemigos. El hecho que los delfines machos formen estos distintos niveles de relación, observados en la Bahía Shark, es algo “sin precedentes en el reino animal y comparable únicamente a otra especie. La nuestra.”

Los delfines machos trabajan junto a lo que se conoce como sus aliados de primer orden, para agrupar a las hembras receptivas. Con el segundo orden de aliados, los delfines machos forman equipo para ganarse a las hembras por sobre otros machos no aliados. Y con el tercer orden, forman grupos aún más grandes para lidiar con estos rivales.

“Dado esta formación compleja y que las amistades pueden ocurrir en los tres niveles de alianza, nos propusimos evaluar cómo clasifican los delfines sus relaciones,” dice King. “Queríamos evaluar qué tan bien responderían los individuos a los silbidos característicos de sus aliados. Esto es equivalente al nombre humano.”

La respuesta a los silbidos:

Los delfines hacen un rango de distintos sonidos de alta vibración y desarrollan un sonido característico en sus primeros meses de vida. Ellos aprenden a responder a los sonidos característicos únicos de sus amigos más cercanos y aliados.

Para los estudios, los investigadores ubicaron altavoces bajo el agua y reprodujeron los silbidos característicos de otros machos en sus grupos. Los delfines estudiados tenían entre 28 a 40 años de vida. Algunos se han conocido por casi tres décadas. Mientras reprodujeron los silbidos, los científicos evaluaron con drones las reacciones de los delfines.

Los delfines respondieron a todos los machos que los ayudaron en el pasado, aún cuando no eran sus “amigos cercanos”. Pero sorprendentemente, no respondieron con tanta intensidad al primer orden de sus aliados.

“Nuestros resultados mostraron que los machos responden a los miembros de su grupo, mucho más al segundo orden de alianza. Es decir, con quienes comparten una historia de cooperación para para ganar el acceso a hembras,” indica King. Los resultados se publicaron en el portal Nature Communications (Comunicaciones de la Naturaleza, en español).

Share Button