12/10/2015 – Alegría, miedo, sorpresa, disgusto, tristeza. Estas son las emociones básicas que nuestros perros sienten y que son fácilmente reconocibles en humanos. ¿Pero qué pasa con emociones más complejas?

Muchos dueños de perros están convencidos que sus perros se sienten culpables cuando se les sorprende en alguna travesura. De la misma forma, muchos propietarios están convencidos que sus perros sienten orgullo al tener un juguete nuevo. Pero es subjetivo asignarle estas emociones a los perros. Estas son emociones experimentadas por humanos, sin duda. Pero ¿las experimentan también los perros?

La respuesta está en la forma en llegamos a experimentar estas emociones. La Asociación de Psicología de los Estados Unidos explica que “la vergüenza es lo que conocemos como una emoción auto-consciente. Mientras que las emociones básicas como enojo, sorpresa o miedo se experimentan automáticamente, sin mucho procesamiento cognitivo, las emociones auto-conscientes, como vergüenza, culpabilidad y orgullo, son más complejas. Estas últimas requieren una auto-reflexión y auto-evaluación.”

Básicamente, estamos comparando nuestro comportamiento o situación a una expectativa social. Por ejemplo, la culpabilidad se experimenta cuando reflexionamos en el hecho de que hemos violado una regla social. Necesitamos estar conscientes de la regla y lo que significa para poder romperla. Por lo que, ¿pueden sentir culpabilidad los perros? Bueno, ¿qué tan auto-reflexivos y auto-conscientes son los perros?

perros vengüenzaEn humanos, los niños comienzan a experimentar empatía y todo el resto de lo que se conoce como emociones complejas, cuando tienen cerca de 2 años de edad. Los investigadores estiman que la habilidad mental de un perro es casi igual a la de un humano de 18 meses de edad. “Esta conclusión es válida tanto para las habilidades mentales como las emociones,” dice Stanley Coren en un artículo para Modern Dog Magazine. “Así que, podemos revisar las investigaciones sobre humanos para determinar lo que podemos esperar de nuestros perros. Al igual que un niño de dos años de edad, nuestros perros claramente tienen emociones, pero mucho menos de las que podemos encontrar en adultos humanos.”

En otras palabras, si los niños de 18 meses de edad no pueden experimentar estas emociones y los perros son apenas iguales a ellos en su habilidad cognitiva, entonces los perros no pueden sentir estas emociones autos-reflectivas tampoco. Al menos, eso es lo que las investigaciones concluyen hasta ahora.

Haz CLICK AQUÍ para encontrar más artículos sobre mascotas.




Share Button