08/07/2018 – El director de Syngenta, el fabricante de pesticidas más grande del mundo, presiona por el uso continuado de presticidas en la agricultura. La industria de pesticidias se ha valuado en USD 58 billones de dólares en el mundo, haciéndola un negocio muy poderoso, con intereses muy claros.

Un nuevo reporte, presentado en la Consejo de Derechos Humanos de la ONU el miércoles, es severamente crítico de las corporaciones globales que fabrican pesticidas, acusándolas de “negar sistemáticamente los daños”, tácticas de mercadeo agresivas y no éticas” y de un cabildeo pesado con los gobiernos para “obstruir reformas y paralizar restricciones pesticidas”.

El reporte indica que los pesticidas tienen “impacto catastróficos en el ambiente, la salud humana y la sociedad”, incluyendo un estimado de 200,000 muertes al año, por envenenamiento. Los autores del estudio indican que “es tiempo de crear un proceso global de transición a una producción de alimentos más saludable y segura”.

La población mundial está proyectada a crecer de 7 billones hoy en día a 9 billones en 2050. La industria de los pesticidas alega que sus productos – un mercado de casi USD 50 billones al año y en crecimiento – son vitales para proteger los cultivos y asegurar la cadena alimenticia.

“Esto es un mito”, dice Hilal Elver, reportero especial de la ONU sobre el derecho a la comida. “Usar más pesticidas no tiene nada qué ver con eliminar el hambre. De acuerdo con la Organización de Alimentos y Agricultura de la ONU, podemos alimentar a 9 billones de humanos hoy. La producción definitivamente aumenta, pero el problema es la pobreza, desigualdad y mala distribución.”



Share Button