12/09/2019 – En varias ocasiones y cada vez con más frecuencia, se escuchan personas que al consumir agua en botella desechable, a la hora de comentarles que el envase contamina el medio ambiente, responden con gran seguridad “no importa, de todos modos es reciclable…”

A partir de esta afirmación podemos deducir lo siguiente: Las personas que responden de esta manera, asumen que utilizar artículos desechables implica que estos irán directamente al reciclaje y entonces, no están contaminando.

Al preguntarles si separan sus desechos en casa, o cualquier otro lugar que frecuentan, una respuesta muy común es “¿..para que? Si el del camión de basura los separa…”

Ambas afirmaciones son erróneas y van en el camino de seguir contaminando. Por un lado, si en verdad deseamos que la cantidad de basura disminuya tendríamos que cambiar nuestro comportamiento en función del manejo de los residuos.

Una forma correcta de realizarlo es separando los desechos en tres grandes grupos: Orgánicos, que comprenden hojas de vegetales, cascaras de frutas y de huevo, sobrantes de comida, pan, tortilla, cereales, algunos tipos de papel no encerado o emplasticado, madera no procesada químicamente o con barnices entre otros.

Una forma de aprovechar lo residuos orgánicos es convirtiéndolos en abono el cual resulta ser muy nutritivo en los jardines y huertos. Su proceso de elaboración es bastante simple, aunque requiere dedicación ya que requiere cuidado, dos o tres veces por semana. Posterior a la separación de desechos orgánicos, estos deberán ser llevados al sitio donde se irán acumulando mezclados con tierra negra. En este lugar, se revuelven y se le ponen un poco de agua si está muy seco. Al cabo de tres meses nuestro abono deberá estar listo.

También tenemos el lombricompost, que se realiza con lombrices, comúnmente conocidas como “coquetas”. Éstas, a través de un proceso de descomposición transforman los desechos en lixiviado, un líquido muy nutritivo que puede ser utilizado comúnmente para follajes ya que les da muchos brillo, color y hermosura a las plantas. Esto es muy usado en los cafetales, en donde las plantas reflejan colores muy atractivos, como si todos los días las limpiaran.

Y el otro grupo grande, los Inorgánicos. En este grupo están los plásticos, metales, vidrio, madera procesada, desechos tecnológicos y electrodomésticos, duroport y en un tercer grupo apartar los tóxicos.

Para llevar un adecuado proceso de Reciclado, la fase más importante es la separación de los desechos en la forma correcta. Si los revolvemos, éstos se contaminan y luego procesarlos se dificulta en gran medida. Por ejemplo, si dejamos una bandeja desechable con residuos de comida, decimos que está contaminada, pues se hace necesario lavar la bandeja pera poderla reciclar. Además, los desechos orgánicos empiezan con un proceso de descomposición que generalmente atrae mosquitos, moscas, zancudos y otros insectos que depositan sus huevecillos casi en forma inmediata. En dos o tres días éste ya tiene larvas y se generan plagas, malos olores y en muchos veces, predispone  a las enfermedades.

Por otro lado, los desechos inorgánicos algunos tienen valor económico inmediato al llevarlos a las recicladoras, tal es el caso de las latas de aluminio, envases plásticos, vidrio y papel. Sin embargo, hay otros desechos que por no tener un valor comercial inmediato, el señor que recoge la basura simplemente lo deja sin separar y va directo al basurero, En el basurero o relleno sanitario, continúa con el proceso de contaminación y se acumula con el resto de basura.

Los desechos Tóxicos son todos aquellos que dañan la salud o presentan riesgo incluso de muerte para los seres vivos, humanos, fauna y flora. En general los productos como venenos, insecticidas o lubricantes tienen advertencias para su adecuado uso y precaución para manejarlos. Sin embargo, al no ser correctamente desechados al final de su vida útil, se convierten en un peligro inminente al dejarlos en basureros, a la intemperie o en lugares cercanos a cuerpos de agua como ríos, lagos y océanos. Entre los más comunes tenemos baterías pequeñas y de carro, envases vacíos de insecticidas desodorantes o detergentes, envases de combustibles y agroquímicos, medicamentos vencidos y material quirúrgico. A eso, agreguen pañales y toallas higiénicas, entre otros.

A pesar de lo anterior, debemos recordar que la primera de las Tres R´s es Reducir. Antes de pensar que lo más importante para disminuir la contaminación del planeta es reciclar, debemos de poner un alto a los desechos que generamos y adoptar hábitos mas responsables, como utilizar bolsas y recipiente de reúso antes que algo desechable. Desechable es desechable, sin importar el material del que este hecho, y si no se clasifica, reúsa o recicla, irá directo al basurero, junto a todo lo otro que ya está acumulado con anterioridad.

Si deseas más información de cómo clasificar correctamente y como disminuir la generación de residuos puedes participar de nuestras actividades para elaborar compost, lombricompost y otros temas ambientales, contáctanos a informacion@ecociudadanos.org o a nuestras redes sociales abajo.

Share Button