02/12/2014 – Con la finalidad de prevenir y disminuir accidentes con fuegos artificiales, las autoridades implementan desde hoy el Plan Belén, que consiste en el monitoreo y decomiso de pirotecnia considerada peligrosa, así como la imposición y de multas a quienes la vendan.

Según Silvia Escobar, titular de la Dirección de Atención y Asistencia al Consumidor (Diaco), en el monitoreo participarán más de 1 mil personas, quienes, además de supervisar la venta de dichos artefactos, también se ocuparán de la verificación de libros de quejas en comercios, monitoreo de gas propano, combustible y precios de productos de temporada en mercados y supermercados.

Las sanciones para quienes sean sorprendidos vendiendo artículos prohibidos como cachinflines, silbadores, mochilas de plástico con productos pirotécnicos en su interior y morteros de medidas desproporcionadas, serán multados con Q50 mil y la mercadería será decomisada.

Fuente: Siglo21.

Share Button