Por Sasha de Beausset

La cebolla no le gusta a todos por su sabor fuerte y el olor que le deja en la boca de uno mucho después de habérsela comido. Sin embargo, la cebolla es una hortaliza maravillosa cuyas propiedades beneficiosas para tu salud te hará pensar dos veces la próxima vez que quieras quitar la cebolla de tu ensalada. Desde el tiempo de Hipócrates y Galeno, la cebolla ha sido reconocida por sus propiedades medicinales y aunque parece ser cuento de abuelita, las propiedades beneficiosas de las cebollas son muchas.

Apoya a tu sistema gastrointestinal:

La cebolla tiene prebióticos llamados inulina y fructanos, los cuales pueden modular positivamente la fisiología del sistema gastrointestinal para ayudar a regularte y mantenerte sano. Los prebióticos también pueden ayudar la absorción del calcio en el intestino y reducir el cáncer del colon. Estos prebióticos, responsables también del olor y del sabor de la cebolla, también pueden prevenir enfermedades cardiovasculares.

cebolla

Favorece una circulación sana:

Además del efecto positivo de los prebióticos en el corazón, la cebolla también contiene antioxidantes que pueden pueden reducir el riesgo de problemas de salud que ocurren por falta de circulación como trombosis. El tipo de antioxidante que se encuentra en la cebolla son flavonoide y las cebollas representan una de las mayores fuentes en la dieta. Las cebollas rojas, en particular, abundan en querecetina, un tipo de antioxidante que tiene la capacidad de reducir procesos inflamatorios relacionados con la obesidad y diabetes.

Globulos-rojosAyuda a prevenir la anemia:

La cebolla aporta cantidades importantes de hierro, fósforo y vitamina E para ayudar a regenerar glóbulos rojos, los cuales carecen en personas anémicas.

Es depurativa:

Si evitas echarle sal a tu cebolla, el potasio que aporta la cebolla ayuda a que el cuerpo elimine líquidos retenidos. Si uno retiene muchos líquidos tiende a almacenar toxinas que le pueden estar haciendo daño a tu cuerpo, por lo tanto comer cebolla y tomar agua pura, o hacer una sopa de cebolla baja en sal, te llevará mucho beneficios.

Ayuda a prevenir cáncer del próstata, de los ovarios y de los senos:

Debido a varias de las propiedades mencionadas arriba, es importante resaltar la habilidad que tiene la cebolla para combatir el cáncer. Se realizaron varios estudios que examinaba la ingesta de favonoides, como los que se encuentran en la cebolla, y se encontró que hay una conexión entre el consumo de estos compuestos y la reducción de riesgo a padecer de cáncer de los ovarios, cáncer de mama, cáncer de próstata, y cáncer renal.

cancer_prostata

Las cebollas tienen propiedades muy importantes que pueden tener un efecto importante en la reducción de enfermedades crónicas. La clave es encontrar cómo te gusta comerlas- si cocidas o crudas, blancas amarillas o rojas. Piénsalo dos veces la próxima vez que pides tu comida sin cebolla.

Sasha de Beausset, Antropóloga Nutricional.
Twitter: @Canche_Anthro

Share Button