27/11/2014 – El nuevo éxito de taquilla Interestelar, de Christopher Nolan, describe un futuro sombrío donde ya no se puede cultivar otra cosa que no sea maíz. La influencia de la actividad humana ha alterado el clima con tanta fuerza que la mayoría de los granos no resisten las inclemencias del viento, de la lluvia o de la sequía.

Tal vez el escenario que describe esta película no sea tan lejano ni tan alternativo como pensamos.

Cada vez más latinoamericanos están modificando su dieta en función de los granos que han sobrevivido la degradación del suelo o las inundaciones, y otra gran parte se ha quedado sin la base de su alimentación básica: la última sequía en Centroamérica puso al borde de la hambruna a dos millones de personas.

Los vaivenes del clima también pueden dejar sin trabajo a muchos pobladores. A nivel macroeconómico, el impacto no es menor: el sector de la agricultura da empleo a casi el 20% de la población en Latinoamérica y el Caribe y representa el 21% del PIB regional.

Fuente: El País.

Share Button