Para el 2012, en el país todavía había un 16.2% de la población en analfabetismo, de acuerdo al registro del Instituto Nacional de Estadística, INE. En la comunidad del relleno sanitario, la tasa de analfabetismo se incrementa dramáticamente. La mayoría de adultos y adultas viviendo en la comunidad tienen pasados familiares marcados por abuso, violencia, abandono y otras circunstancias, con poca o ninguna orientación de vida y posibilidades económicas para asistir a las escuelas públicas.

IMG_0268 (1)

Camino Seguro busca romper el ciclo de pobreza en la vida de madres y padres de familia a través de su Programa de Alfabetización de Adultas(os). Este se enfoca en enseñarles a leer y a escribir, y a enseñarles toda la primaria y los básicos en el programa. Debido a la edad de las mujeres y hombres estudiando en el proyecto, un año calendario representa dos grados escolares. Este proceso acelerado es posible por la metodología de IGER, el Instituto Guatemalteco de Educación Radiofónica. Las clases radiales son sintonizadas por cada estudiante, para luego recibir un refuerzo de estas materias en Camino Seguro.

donpablogomezA este programa, asiste don Pablo Gómez, esposo y padre de dos niñas y un niño. Él cuenta que de adolescente trabajó en el ejército pero no tuvo oportunidad de recibir educación formal. De niño, su familia trabajaba en el campo y no había presión familiar para que terminara la escuela. Cuando regresaba a su casa no podía estudiar y con el tiempo, abandonó la escuela por dedicarse a cumplir con las labores domésticas que se le pedían en su casa. Don Pablo, que nació y creció en Petén, se mudó a la capital con la intención de conseguir un trabajo. Después de abandonar el ejército, se convirtió en agente de seguridad. A pesar de ser un trabajo estable, no fue posible sostener a su familia pero al no tener educación se vio obligado a buscar cómo ganarse un dinero extra; fue así que empezó a trabajar en el relleno sanitario.

Un día normal en la vida de don Pablo inicia unas horas antes de las 7 a.m. cuando toma su turno de 24 horas, como agente de seguridad. Ahora que cursa 1ro. Básico, comenta que repasa por las noches hasta la una o dos de la mañana. Después de terminar, al día siguiente a las 7 a.m., don Pablo se dirige al relleno, en donde trabaja hasta la tarde recolectando productos para revender; pasa a cambiarse a su casa y a las 5 p.m. entra al Programa de Alfabetización de Adultos(as) de Camino Seguro… listo para aprender un nuevo tema.

Cuando don Pablo termina sus clases a las 7:30 p.m. vuelve a su casa, comparte con su familia y les pregunta a sus hijas por sus tareas y qué temas no han entendido, para explicárselos. Como él menciona: “Yo les digo a mis niñas que las oportunidades las tienen ahorita; que aprovechen ahora que pueden estudiar. Sé que el estudio abre la mente.” Todas las clases son sus favoritas, pero le gusta cualquier tema que lo rete intelectualmente. El tema más complejo es el que más le gusta. La matemática es de sus favoritas porque “abre su mente”.

DS 086 (1)Los maestros y voluntarios animan a don Pablo a seguir estudiando. El apoyo que recibe de ellos ha hecho que aprenda sumar, restar y leer. “Aquí me enseñaron a sumar” dice contento. Cuando se gradúe de tercero básico en un par de años, espera inscribirse en un bachillerato en computación porque le gustan las redes sociales. Don Pablo sueña con tener una casa y algún día tener un empleo diferente. Sueña que sus niñas se gradúen y sean profesionales. Él sueña con hacer todo lo que pueda para que eso se cumpla: “esa es mi alegría, que ya ellas estudien. El esfuerzo vale mucho”, dice él ilusionado.

Camino Seguro permite que don Pablo y otros padres y madres puedan romper el ciclo de pobreza y tengan alternativas al trabajo en el relleno sanitario. Además cuenta con un programa de Apadrinamiento para ayudar a niños, niñas, jóvenes y madres a hacer sus sueños realidad y en el que usted puede contribuir. Conozca cómo puede apoyar a estudiantes dedicados como don Pablo, siendo voluntario en el Programa de Alfabetización. Y entérese de cómo ser padrino en Camino Seguro.

janjohnson_adult-june 2011

CÓMO INVOLUCRARSE
• Para solicitar información de voluntariado, escriba a [email protected] o llame al 5608-3135.
• Para ser padrino de un padre o madre y animarle a terminar su educación, escriba a [email protected] o llame al Tel. 7832-8428.

Share Button