17/11/2022 – La COP27 se está llevando en Sharm el-Sheik, Egipto, en un esfuerzo de casi 200 países por alcanzar un acuerdo sobre el uso de energía más limpias y evitar que la temperatura alcance máximos catastróficos. Esta semana última el mundo pudo ver lo que muchos países vulnerables ya saben: aunque los países desarrollados hacen mucho ruido al pedir cambio de hábitos para el combate con el cambio climático, su entusiasmo es casi inexistente cuando les piden que paguen por sus abusos.

.

En la reunión COP27 de la Organización de las Naciones Unidas, la Unión Europea, el Reino Unido y los Estados Unidos de América están en contra de establecer un fondo para ayudar a las naciones en desarrollo, para que se recuperen de de los desastres climáticos.

Desarrollar el llamado Fondo de Daño y Pérdida, es clave en la COP27. Este acuerdo se considera como “la prueba de éxito” de la reunión, dijo Erin Roberts, investigadora de políticas del clima y fundadora de la Colaboración de Pérdida y Daño.

Las posturas de los países ricos:

Una fuente de la Unión Europea involucrada directamente en las negociaciones, dijo a CNN el martes que el bloque no cree que deba existir un acuerdo vinculante antes de entender los detalles de cómo se trabajará en lo acordado.

De forma similar, el gobierno del Reino Unido emitió un documento a la conferencia, indicando que desea establecer un “proceso” que oriente a una solución concreta en 2024, a más tardar.

Los oficiales de la administración de los Estados Unidos se comprometieron únicamente a participar en una conversación sobre el tema. Ellos también ven 2024 como un momento adecuado para llegar a un acuerdo sobre daños y pérdidas, porque no apoyan las propuestas hechas hasta ahora.

Share Button