07/08/2016 – Cuando el maratonista extremo Dion Leonard inició la carrera Gobi March, una carrera de siete días en los desiertos y montañas de China, notó un pequeño perrito que corrió con él y le llevó el ritmo el resto del día. Durante la siguiente semana, la perrita, a quien bautizó Gobi, mantuvo su ritmo y lo esperaba en la meta. Esto formó un vínculo super fuerte entre ambos y ahora el maratonista está haciendo todo lo posible por llevarse a Gobi con él a Escocia.

El primer día de la carrera, muchos notaron al pequeño perrito que se había unido al evento. Nadie sabía de dónde había salido el pequeño can, pues el pueblo más cercano estaba a kilómetros de distancia. Para el segundo día, Gobi corrió a la par de Leonard los 40 kilómetros de la carrera. Esa tarde, ella siguió al maratonista al campamento y se acurrucó a su lado, como si fueran familia.

gobi2

Al final, Gobi corrió cuatro de las seis etapas de la carrera Gobi March, a través de las montañas Tian Shan. Conforme la carrera se acercó al desierto Black Gobi, a Leonard y a los organizadores les preocupó que Gobi corriera en el terreno de arena bajo altas temperaturas.

Así que para las etapas cuatro y cinco, los organizadores transportaron a Gobi al final de la carrera, en donde descansó bajo la sombra, esperando pacientemente la llegada de Leonard… y cuando éste llegó, saltó de alegría y corrió con él hasta la meta. Al llegar a la etapa seis, el evento volvió a terreno y temperaturas menos peligrosas, por lo que Gobi corrió de nuevo a la par de su amigo. Al final, la pequeña perrita corrió cerca de 125 kilómetros de los 200 kilómetros de la carrera.

Inmediatamente después de cruzar la línea final, Leonard y su esposa, Lucja, comenzar a evaluar la posibilidad de llevarse a Gobi a su casa. Al descubrir que les tomaría casi cuatro meses, incluyendo evaluaciones, dos cuarentenas y montañas de papeleo administrativo, tanto en China como en Escocia, decidieron pedir donaciones en la página de Crowdfunder, esperando reunir los casi USD 6,700 (aproximadamente 52,000 quetzales) para llevar a Gobi a casa. En menos de 24 horas, habían pasado la meta.

El papeleo ya inició, Gobi está en espera de reunirse con su maratonista amigo y lo que sobró de las donaciones, será donado a su vez a su refugio animal local.

Fotos: página de CrowdFunder.

Share Button