28/04/2019 – Sabemos que las mascotas son beneficiosas para nuestra salud. Así que, no es de sorprenderse que las personas que sacan a pasear a su perro sean más activas en general, que quienes no tienen mascotas.

Dos grupos de investigadores del Reino Unido querían indagar más en la conexión entre salir a caminar con el perro y la salud, especialmente relacionándolo con el envejecimiento.

En el primer estudio participaron más de 3,000 adultos. A ellos se les preguntó si en su casa había un perro o si regularmente paseaban con uno. A ellos se les dio un aparato para medir constantemente su actividad física, durante 7 días. En promedio, quienes tenían un perro en casa presentaron 30 minutos de sedentarismo menos al día, que quienes no tenían una compañía canina.

Y en los días oscuros..

Ya que el mal clima y los días fríos de invierno son las principales razones por las que muchas personas no hacen actividad física, los investigadores vincularon los datos de la actividad a las condiciones climáticas y temperatura diaria.

Los investigadores descubrieron que cuando las condiciones climáticas no eran las adecuadas, los participantes del estudio sin mascota pasaban menos tiempo en actividad física y más tiempo sedentariamente. Quienes sí tenían mascota, sin embargo, parecían no verse afectados por las inclemencias del clima. Era igualmente probable que salieran a caminar, sin importar el mal clima. El estudio encontró que los propietarios de perros eran 20 % más activos durante el mal clima, que quienes no tenían perro.

“Estamos sorprendidos de darnos cuenta que quienes salen a caminar con su perro son, en promedio, físicamente más activos en los días de invierno, que quienes no tienen perro” dijo el líder del proyecto Andy Jones, de la Escuela de Medicina de la Universidad de East Anglia.

Los investigadores tomaron los datos para el estudio de miles de residentes del condado inglés de Norfolk y los publicaron en la Revista de Epidemiología y Salud Comunitaria.

Share Button