04/02/2016 – Quienes tenemos mascotas siempre nos hemos preguntado: ¿Quién me quiere más… mi perro o mi gato?

Todos saben que los perros tienen el afecto para sus humanos como prioridad al realizar un contacto con ellos. Basta con dejar la casa por el día (o por cinco minutos) y el perro te estará esperando cerca de la puerta, moviendo la cosa. Un gato puede o no reconocer tu existencia cuando esté por regresar a sus siesta.

Los perros viven por la atención de sus humanos. Ellos los siguen a todos lados y se acurrucan a sus pies sólo para estar cerca. Los gatos son más reservados, se preocupan de sus asuntos hasta que consideran aceptable que les des cariño (pero nunca mucho).

Pero los dueños de gatos siempre han dicho que sus gatos los aman, sólo que son más sofisticados en las formas en que muestran su afecto.

Pero entonces… ¿quién te quiere más? Un nuevo estudio científico puso a prueba a las mascotas para alcanzar una respuesta definitiva.

Como parte del nuevo documental de la BBC2 llamado “Gatos versos Perros”, se le pidió al neurocientífico Dr. Paul Zak que desarrollara una “prueba de amor” que pudiera usarse en las mascotas. Zak decidió medir la cantidad de oxitocina -conocida como la hormona del amor- que liberaran las mascotas cuando vieran a sus dueños.

perros vrs gatos2

“Siempre hemos tenido buena evidencia que los perros realmente aman a sus humanos”, dijo Zak al diario británico The Telegraph. “Hay varios estudios de pequeña escala que muestran que cuando los dueños interactúan con sus perros, el humano y el perro liberan oxitocina.” Pero hasta ahora, esta prueba no se había conducido nunca en gatos.

El experimento diseñado por el Dr. Zak fue muy simple. Él le midió los niveles de oxitocina a 10 perros y 10 gatos, 10 minutos antes de jugar con sus mascotas y luego de forma inmediata al terminar. Y los resultados en ambos casos, son bastante sorprendentes.

Zak encontró que las hormonas se incrementaron en un 57.2 por ciento en los perros al ver a su humano. Esto es bastante y estaría a la par con los niveles que libera un humano al interactuar con su hijo. Si, los perros nos aman y mucho más de lo que nos imaginamos.

No es de sorprenderse, que los niveles de los gatos fueron menores – alrededor del 12 por ciento. Pero lo que sí es sorprendente, es que los gato realmente sí aman a sus humanos. La teoría decía que los gatos a penas si toleraban a sus humanos. Pero el estudio de Zak demostró que el amor está allí.

Así que, allí está. Los amantes de los perros pueden realmente estar más que tranquilos, pues quedó comprobadísimo que sus perros los aman. Mientras que los amantes de los gatos pueden estar también satisfechos pues sus gatos realmente sienten amor cuando les ven. Después de todo, los gatos sí aman.

Haz CLICK AQUÍ para encontrar más artículos sobre mascotas.




Share Button