12/12/2014 – El papa Francisco afirmó recientemente, mientras trataba de consolar a un niño apenado por la muerte de su perro, que los animales van al cielo. Su afirmación ha recibido críticas dentro de la Iglesia, informa ‘Business Insider‘.

Aunque la declaración consuela y alivia a los católicos amantes de los animales, los miembros más conservadores de la Iglesia Católica se muestran preocupados una vez más por la actitud liberal del Sumo Pontífice. Además, muchos teólogos sostienen que los privilegios celestiales están exclusivamente reservados a los seres humanos.

El Papa concluyó: “Un día veremos a nuestros animales nuevamente en la eternidad de Cristo. El Paraíso está abierto a todas las criaturas de Dios.”

Share Button