19/08/2020 – Una de las mejores razones para tener un perro es acariciarlo. Es una alegría compartida, tanto tu perro como tú, disfrutan de la mutua atención. Y cuando tu perro decide darse la vuelta y mostrarte su panza, seguro que quiere que lo soben.

Los investigadores y expertos en comportamiento del perro tienen varias teorías sobre por qué les gusta a los perros. Y estas son dos que hacen sentido:

.

Ellos no alcanzan:

Cuando los perros se dan la vuelta y esperan que su humano lo sobe, puede que lo estén haciendo como señal de sumisión. El truco es saber la diferencia, de acuerdo con la entrenadora certificada Susie Aga, de Atlanta Dog Trainer.

“Un perro que quiere que le soben la panza simplemente se da la vuelta, con las patas al aire y estira todo el cuerpo”, indica. “A veces incluye un movimiento de cola suave y gentil. Queda aún más claro, cuando además mueven tu mano con su nariz.”

Ella piensa que les gusta porque es un lugar que ellos no alcanzan.

“Ellos no pueden rascarse su propia panza”, indica Susie Aga. “Pueden lamarse las patas y sobarse las orejas, pero su parte abdominal está fuera del alcance. Es agradable y los hace sentir bien”.

La sensación los hace sentir bien:

El acto de sobarle el abdomen a un perro, el perro lo percibe como extremadamente agradable. Así como a las personas les gusta que las toquen sus seres queridos, los animales también disfrutan el contacto físico de los miembros de su círculo social. En el 2013, la revista Nature publicó un estudio sobre cómo las ratas experimentaban las sensaciones placenteras cuando les sobaban su abdomen.

En estudios previos, los científicos habían identificado una neurona llamada MRGPRB4+, la cual está vinculada específicamente a los folículos de los bellos. En este estudio reciente, ellos descubrieron que las neuronas no respondían a estímulos no placenteros como los pullones, pero se activan al percibir masajes, como en el abdomen. Los animales mamíferos con bellos en la piel reaccionan de forma muy similar. Así que, se cree que los perros, las personas y otros animales, dsifrutan cuando se les soba la piel con bellos en ella.

¿Cuándo fue la última vez que le sobaste la pancita a tu perro?

Share Button