26/04/2017 – Al igual que las abejas, anfibios y mariposas, las luciérnagas están desapareciendo. Aunque la razón exacta se desconoce, se sospecha de tres factores: pérdida de hábitat, químicos tóxicos (que tienden a acumularse en ambientes acuáticos, en donde las luciérnagas comienzan sus vidas) y contaminación lumínica.

De acuerdo con Firefly.org (en español sería Luciérnagas.org):

“La mayoría de especies de luciérnagas se desarrrollan en la madera de raíces y hojarasca, en los márgenes de riachuelos y estanques. Conforme crecen, generalmente permanecen en donde nacieron. Algunas especies son más acuáticas que otras y algunas otras se encuentran en áreas áridas – pero la mayoría se encuentran en campos, bosques y ciénagas. Su medio ambiente suele ser tibio, húmedo y cerca de agua estancada de algunos pozos, riachuelos y ríos e incluso en algunas depresiones de río que retienen el agua más tiempo que el resto del mismo.”

Conforme la población humana continúa creciendo, más y más hábitat salvaje se adecúa para nuestro propio uso. Conforme continuemos interrumpiendo la tierra de bosques con casas, convirtiendo praderas en jardines y pavimentando las ciénagas, habrán menos luciérnagas – a menos que comencemos a vivir en una forma radicalmente distinta.

La otra parte del problema es la contaminación lumínica. Tanto las luciérnagas macho como hembra usan sus luces para comunicarse los unos con los otros, encontrar pareja, mantener la dirección y establecer territorio. Dependiendo en la especie, estos mensajes de luz están coordinados -a menudo a través de grandes grupos de miles de bichos. Las investigaciones han demostrado que las luces, tanto estacionarias como móviles, pueden dificultar que las luciérnagas se comuniquen. Si las luciérnagas macho y hembra no pueden encontrarse porque las distraen las luces de los automóviles, no pueden crearse nuevas luciérnagas.

Aunque las luciérnagas continuarán disminuyendo en algunos lugares, en otros se están convirtiendo en una gran atracción. En China, se llevaron larvas de luciérnagas a un parque urbano para restablecer una colonia en la ciudad de Wuhan, en la provincia de Hubei, en 2015 y la respuesta fue tan positivaque el lugar espera cuidarlas para repetir la experiencia.

Share Button