Un excelente método para congelar y preservar frescas tus hierbas es usando aceite de oliva. Usar aceite de olivda reduce las probabilidades de que se pongan cafés y se ‘quemen’ por el frío. También es una genial forma de tener las hierbas listas para asados, pan o papas.

Ocho pasos para preservar tus hierbas:

1. Escoge hierbas frescas, idealmente recién compradas del mercado o recién cosechadas de tu jardín.
2. Si deseas, pícalas finamente o déjalas completas al colocarlas en la bandeja de ‘cubitos de hielo’. En el ejemplo, se colocaron de ambas formas, un poco de hierbas finamente picadas y otro tanto más completo.
3. Llena el ‘cubito’ hasta 2/3 de su tamaño.
4. Mezcla las hierbas si quieres; piensa en orégano, laurel, tomillo y similares si vas a preservar las hierbas para cocinar pollo.
5. Termina de llenar el cubito con aceite de olvida virgen extra o en su defecto, con mantequilla sin sal.
6. Congela durante al menos una noche completa.
7. Saca los cubitos de ‘aceite con hierbas’ y guárdalos en pequeños contenedores.
8. Colócalos sobre lo que vayas a cocinar (pollo, papas, pan, etc) con suficiente tiempo antes de que termine la cocción, para que se derrita y cubra el alimento.

¡LISTO!

Si te gustó este artículo, haz click aquí para encontrar más artículos sobre cómo llevar una Vida Saludable.

Share Button