Al igual que en las personas, la finalidad de los primeros auxilios para animales es proporcionar una terapia urgente y suficiente para salvar una vida o evitar un mal mayor.

Se debe utilizar cuando:

gato-enfermo

  • La mascota parece estar experimentando un gran sufrimiento.
  • La condición del animal pudiera llevarlo a una crisis rápida.
  • Pudiera morir sin ayuda inmediata.
  • Siempre es posible hacer algo para aliviar en cierta medida el sufrimiento de nuestra mascota.

Tips para emergencias

Intoxicaciones

Síntomas o signos: vómitos, diarreas, salivación excesiva, convulsiones y temblor muscular, mareos y tambaleos. Generalmente encontramos primero lo que se ha comido: medicamentos, envases, incluso placas con veneno para cucarachas o ratones.

  • Insecticidas: darle a nuestro animal 2 o 3 cucharadas de agua oxigenada cuarteada con agua à vomitará en 5-10 minutos, de lo contrario repetir.
  • Sustancia ácida o cáustica: no se debe inducir vómito, se puede dar leche o mucha agua.
  • Venenos para ratas y ratones (anticoagulantes): es de acción más lenta, se denota por hemorragias à se induce el vómito con agua oxigenada y se lleva al médico veterinario.

images

Picaduras de insectos

Síntomas o signos: Picazón en el área, molestia general, lamido constante, enrojecimiento e inflamación del área afectada. En caso de alergias puede resultar en una dificultad para respirar.

 

picaduras

  • Sacar el aguijón de la abeja con unas pinzas. No se debe presionar la zona de la picadura porque el aguijón liberaría aún más veneno.
  • Los aguijones de las abejas y de las hormigas son ácidos y por lo tanto debemos lavar la zona con bicarbonato sódico disuelto en agua.
  • Los aguijones de las avispas son alcalinos y se deben tratar con zumo de limón o vinagre diluidos.
  • Una picadura en la boca o en la garganta del animal pueden provocarle asfixia por la hinchazón. Acude inmediatamente a tu veterinario.
  • Si existe dificultad para respirar en nuestro animal, lo más aconsejable es llevarlo inmediatamente al veterinario.

Nuevamente recordamos que estos tips son cosas que podemos hacer en lo que logramos conseguir una atención más especializada para nuestra mascota. Si bien la idea de esto es que podamos salvar la vida de nuestros animales sabiendo cómo actuar ante este tipo de eventualidades, es importante recalcar que siempre debemos acudir a un Médico Veterinario de confianza para revisar a nuestra mascota.

Sujeción y manipulación de animales

Debemos tener en cuenta que manipular a un animal herido, adolorido o asustado implica también un riesgo para nosotros. Por lo que es necesario aprender no sólo a leer el comportamiento del animal si no que también cómo manipularlos y sujetarlos.

Nos podemos enfrentar a esta situación fácilmente si nos dedicamos a rescatar animales o, si alguna vez, nos nace del corazón ayudar a algún animalito que miremos solo y asustado. Es necesario tener muy presente que si deseamos sujetar a un animal que no conocemos ni nos conoce, éste puede reaccionar de una violenta. Por lo tanto:

En el caso de perros:

– Evaluar comportamiento del animal, es posible que no se necesite de un bozal. La mayor parte de los animales que hemos rescatado, están bajo un dolor considerable (la mayoría atropellados) por lo que es posible que no se muevan mucho. Lo mejor que se puede hacer es tener a la mano una correa, o incluso el cincho del pantalón y colocárselo en el cuello. Con esto por lo menos estaremos seguros de que ya no se irá corriendo.

– Si el perro resulta agresivo, es preferible esperar que se calme antes de tratar de moverlo. El animal es impredecible (gruñe y es desconfiado por lo general) lo mejor es aprender a elaborar un bozal para protegernos de posibles mordeduras.

– Si el perro se encuentra muy lastimado (no puede levantarse, no puede usar sus patas) y deseamos llevarlo a un médico veterinario, tenemos que tomar en cuenta lo siguiente: debemos moverlo lo menos posible, colocarlo sobre una manta, camisa, cualquier cosa que tengamos a la mano que nos facilite la movilización sosteniendo la manta en lugar de hacerle presión al perro en algún lugar donde tenga dolor. Y si hay hemorragias visibles, hacer presión en el área para evitar más pérdida de sangre.

–  Elaboración de un bozal: puede realizarse con una pita, o preferiblemente con una tira de manta o incluso una tira de alguna camiseta vieja. Lo que se desea es un material que restrinja el movimiento, pero que no lastime al perro. Ya con nuestra tira de aproximadamente 1.5 mt de largo le damos una vuelta, a manera de nudo y eso es lo que colocamos en el hocico del animal. Apretamos fuerte y damos una vuelta bajo el hocico, para terminar haciendo un nudo fuerte en la nuca del animal, tras las orejas.

bozal

 

Y con los gatos:

Es necesario evitar rasguños y mordeduras. Su sujeción no resulta tan fácil como con los perros. Los gatos generalmente tienden a ahuyentarse cuando una persona desconocida los intenta agarrar. Por lo que debemos ser rápidos.

La manera correcta de sujetar a un gato (sin lesión visible y para evitar que nos lastime) es sujetar por el lomo, alejado de nuestro cuerpo. Esta posición tranquiliza al animal y evita mayor contacto con nosotros lo que le imposibilita hacernos daño.

También podemos envolver en una manta o toalla, a manera de que él esté seguro y nosotros también. Preferiblemente colocar en una caja o mejor aún, en un kennel durante el viaje.

gato

 

Golpe de calor

En verano, cuando están bajo el sol todo el día, encerrados en autos, falta de agua, exceso de ejercicio en clima caliente.

– Debemos bajar la temperatura del animal inmediatamente.

– Se puede mojar con agua a temperatura ambiente o colocar una manta húmeda encima y  mojarla para conservar mejor la humedad. ¡Utilizar agua a temperatura ambiente! No se debe usar agua muy fría o incluso hielo. El pasar de un sobrecalentamiento a nadar en cubos de hielo puede ocasionarle un shock al animal.

Hemorragias

Lo que se ve más a menudo. Generalmente se puede dar por traumas, peleas y atropellos.

– Lo más importante aquí es evitar que el animal pierda más sangre.

– Aplicar un vendaje para detener el flujo, presionar por dos  minutos y luego vendar la zona firmemente.

– Herida en lengua o en boca se debe mantener al animal con la cabeza baja para evitar que se ahogue con su sangre y otras secreciones.

– Herida en nariz: colocar un trapo húmedo con agua fría sobre el puente de la nariz. Al igual que en humanos, colocar algo frío sobre la nariz ocasionará la constricción de los capilares responsables por la hemorragia nasal. Si esto no lo detiene es importante considerar que tal vez la hemorragia se encuentra en el interior del animal, por lo que es necesario llevarlo a un chequeo médico.

– Uñas: realizar presión con gasa y esperar que pare la hemorragia o colocar azúcar en la uña afectada.  ecordar mantener la extremidad en alto mientras se realiza presión, esto ayudará a evitar que salga más sangre.

 

Nota proporcionada por:

Logo (1)

petrescuegt@gmail.com
www.facebook.com/PetRescueGuatemala
twitter: @PetRescueGT

 

Share Button