05/07/2022 – La arteria hídrica principal de Italia es el río Po. Este río tiene 650 kilómetros de largo, desde los Alpes hasta el Mar Adriático y en sus riveras se produce el 30 % de los alimentos que consumen y exportan los italianos. Pero un invierno y primaveras secos este año se traducen en problemas para los productores de alimentos.

.

El río Po se alimenta de la nieve que se derrite de los Alpes. A mayor cantidad de nieve, mayor caudal y a menor cantidad de nieve, menor su caudal. Este 2022 la nieve derretida durante este invierno inusualmente seco ha sido muy, muy poca. Esto está provocando la mayor sequía conocida en las regiones nortes de Italia, según CNN.

Como resultado, el rio Po rompió el récord del menor nivel de agua registrado, según la Agencia Espacial Europea. Esto es un problema para los millones de personas cuya subsistencia depende de este río. Si no hay un flujo de agua fresca hacia el mar, el Mar Adriático comienza a llenar el vacío. Recientemente se encontró agua salada hasta 20 kilómetros adentro, en lugar de agua dulce.

Cómo afecta esto la producción del queso parmesano:

El agua fresca es esencial para las cientos de granjas productoras de queso parmesano del área. En una de ellas, cerca del área de Mantova, son miles de litros de agua fresca los que se necesitan para las 300 reses Friesian, según reporta CNN.

Estas reses producen 30 litros de leche diarios. Esto se transforma en el famoso queso parmesano reggiano de la región. Si las reses no beben entre 100 a 150 litros de agua diaria o si sufren demasiado calor, la leche no alcanza los rígidos estándares y el queso no alcanza su calidad.

Pero una preocupación aún mayor, es qué comerán las reses con esta sequía. Minelli usa principalmente agua del río Po para regar lo sembrados con que alimenta a las reses. Conforme el nivel del agua continúa bajando, son mayores las restricciones para el uso del agua. Si no hay suficiente agua y comida, tendrán que reducir el número de vacas.

Un área vulnerable a la crisis climática:

Los científicos llaman a la región del mediterránea una región vulnerable a la crisis climática. Esta crisis provocada por el hombre ha hecho que las ondas de calor sean más frecuentes e intensas. Esto ha hecho también que las temperaturas sean 20% a 50% más altas que el promedio del planeta, y las sequías sean peores.

Foto de Ron Lach.

Share Button