06/02/2022 – “Hoy ganó la vida”. Esa es la primera oración del comunicado con el que el pueblo Waorani celebró la decisión del Tribunal de Garantías de Pastaza. Esto sucedió en el oriente de Ecuador. El tribunal en cuestión ordenó detener la licitación de un campo petrolero en el territorio de la comunidad indígena.

.

“Este tribunal determina que existe la vulneración al derecho constitucional a la consulta previa, libre e informada por lo que acepta la acción de protección para las comunidades pertenecientes a la nacionalidad Waorani de Pastaza”, sentenció la jueza Pilar Araujo.

Cómo empezó todo:

El presidente ecuatoriano Guillermo Lasso había anunciado planes de aumentar rápidamente la minería en el Amazonas ecuatoriano y duplicar la producción de petróleo, en menos de un año. Eso se traduciría en más de 500,000 barriles de petróleo extraído del Amazonas, en medio de la emergencia climática actual.

En todo el Amazonas, los gobiernos y las empresas multinacionales no reconocen los derechos de los pueblos indígenas a decir NO a los proyectos extractivos. (Lea también Gobierno guatemalteco protege mina que pretende operar ilegalmente). Sin embargo, en Ecuador cambiaron la narrativa.

.

A finales de enero de 2022, el Tribunal Supremo de Ecuador publicó una dictamen A FAVOR de los derechos de los pueblos indígenas, para decidir en favor de sus tierras en el Amazonas.

Esta es una decisión histórica. Según Amazon Frontlines, los negocios de extracción han dificultado el acceso al agua y disminuido el territorio de esta población. Hoy mientras algunos Waorani se sirven de los instrumentos occidentales para reivindicar sus derechos, otros se siguen adentrando en la selva, fieles a su tradición itinerante.

Share Button