25/01/2022 – Muchos de los eventos lunares duran tan sólo una noche. Otros, como los halos lunares, pueden verse por varios días. Aunque pueden aparecer en cualquier momento del calendario lunar y cualquier día del año, se observan con especial frecuencia durante el invierno. Los halos lunares son realmente causados por nubes cirro, delgadas y ralas y la refracción y reflexión de la luz de la luna a través de sus cristales.

.

Condiciones ideales en el cielo para formar halos lunares:

De forma similar a los arco iris, los halos lunares se forman cuando la luz interactúa con el agua suspendida a la mitad del aire. El agua está congelada y se encuentra en nubes cirro, que son nubes tipo velo, que flotan a 6 kilómetros de altura, sobre nuestras cabezas, en donde la temperatura es muy baja para que exista el líquido.

Conforme la luz de la luna brilla a través de las nubes cirrus, golpea los millones de pequeños cristales de la nube y se refracta o dobla, cambiando de dirección. La luz luego se refracta de nuevo, conforme sale del otro lado del cristal.

Qué tanto se doble la luz lunar va a depender del tamaño y forma del cristal. En el caso de los halos lunares, los cristales de hielo son pequeños hexágonos de menos de 20 micras. Debido a esto, todos doblan la luz a un ángulo de 22 grados de su dirección original. Por eso, algunas veces a los halos lunares se les refiere como “halos de 22 grados”. Es por esto.

Por supuesto, para poder ver el halo, los cristales deben estar orientados y en cierta posición a tu ojo. La luz reflejada por los cristales y luego llegando a tus ojos directamente desde la luna, debe interceptar tu ojo a un ángulo de 22 grados.

Es por eso que, como los arco iris, los halos alrededor de la luna (o el sol) son personales. Todos observan el halo particular que se crea en el ángulo desde donde lo observan, el cual es distinto al que se forma desde donde lo observa la persona que está a la par. También influy la altura y punto de elevación de quien lo observa.

Share Button