26/04/2021 – La desertificación es un tipo de degradación de la tierra. Ocurre cuando las tierras secas se vuelven aún más áridas, muy parecidas a un desierto. La desertificación no significa necesariamente que la región se convertirá en un desierto, sino que bajará su productividad y sus recursos de agua subterránea. Para que una región se considere un desierto, debe evaporar absolutamente toda el agua que reciba en forma de lluvia. Las áreas que sufren desertificación evaporan aproximadamente el 65% de la precipitación que reciben.

.

Si la desertificación se trata con tiempo y es leve, se puede revertir. Pero cuando la tierra se desertificado de forma severa, restaurarla es extremadamente costoso.

La desertificación es un problema ambiental global importante, pero no se discute tan ampliamente. Es posible que la palabra “desierto” no aclara qué partes del mundo están en riesgo. Sin embargo, según el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), las tierras áridas cubren alrededor del 46% del planeta. Eso significa, que la mitad del mundo es susceptible a la desertificación y sus impactos negativos: suelo infértil, pérdida de vegetación, pérdida de vida silvestre y pérdida de biodiversidad.

¿Qué causa la desertificación?

La desertificación la causan eventos naturales como sequías e incendios forestales, así como actividades humanas, como cambio de uso del suelo y el calentamiento global. Guatemala no solamente es uno de los países más vulnerables a las consecuencias del calentamiento global, sino que es evidente el mal manejo de los bosques administrados por el Gobierno.

Mira el Cambio en la cobertura forestal en Petén entre 2000 y 2017.

Según el portal Biotrópica, en América Latina la causa de la desertificación es la deforestación en un 80%. El uso de agroquímicos y cambio de uso de suelo para ganado, representan el otro 20%.

¿Qué podemos hacer?

Uno de las herramientas clave para limitar la desertificación, es una administración sostenible de los suelos. Esta es una práctica que por mucho, evita que tan siquiera comience a suceder la desertificación. Este tipo de administración se alcanza educando a todo trabajador agrícola, finquero, planificador de suelo y servidor público que tenga que ver con el tema, sobre el equilibrio básico entre lo que los seres humanos necesitan y lo que la tierra necesita, para no explotar en demasía los recursos agrícolas.

Otra solución para la desertificación incluye rotar el pastoreo del ganado en distintas áreas, la reforestación masiva y sembrar árboles de rápido crecimiento, para fomentar la captura de CO2.

El mejor ejemplo al momento, es la forma como se está combatiendo en África la desertificación severa. La llamada Gran Pared Verde se proyecta que tenga aproximadamente 8,000 Km de largo y su objetivo es detener la expansión del Desierto del Sahara. Este es un proyecto de reforestación masiva que también creará más de 350,000 empleos y permitirá a más de 220,000 personas recibir capacitación sobre producción de ganado y cultivos. Para finales del 2020 se habían restaurado casi 20 millones de hectáreas. Cuando se complete la Gran Pared Verde, además de transformar la vida de cientos de miles de africanos, será un logro que romperá todos los récords sobre el tema.

Share Button