29/05/2016 – De vez en cuando puede haber un poco más que amor en los ojitos de tu perro. Ocasionalmente, todo perro tiene un poco de mucosidad en sus ojos, conocido como ‘cheles’. ¿En qué momento debemos preocuparnos por la acumulación y cuándo sólo debemos quitarlo?





Durante un día normal, los ojos de tu perro estarán en contacto con polvo y caspa, conforme corra en el jardín o se de un clavado en cualquier pila de cojines. Al igual que en los humanos, son los ductos lagrimales los encargados de remover el material y limpiar el ojo. Cuando esto sucede, la mugre típicamente se acumula en la orilla del ojo de tu perro, creando un chele inofensivo que se puede quitar gentil y fácilmente.

Pero si esto sucede regularmente o peor aún, si es pegajoso y amarillo, puede existir una razón diferente y a veces más seria por la que esto sucede. Estas son algunas de las razones principales para la excesiva segregación de mucosidad en el ojo de tu perro.

Alergias: Los perros sufren de alergias, al igual que las personas. Ellos reaccionan especialmente al polen o el polvo, al igual que nosotros. Además de picazón y rascazón, los síntomas de una alergia pueden incluir ojos rojos con mucosidad clara y aguanosa. Si no puedes identificar la fuente de la alergia de tu perro, llama a tu veterinario antes de comprar o darle alguna medicina. No asumas nunca que una medicina para alergias humanas es adecuada para usarla con tu perro.

conjuntivitisConjuntivitis: Conocida a veces simplemente como ‘ojos rosados’, la conjuntivitis es una inflamación del ojo de tu perro. Entre los síntomas se encuentran ya sea una mucosidad clara y aguanosa o una mucosidad verdosa/amarilla, según el blog veterinario WebMD. Tu perro puede tener también ojos muy rojos, parpadear demasiado, tratar de sobarse la cara con sus garras y tener problema para mantener sus ojos abiertos.

Ojo seco: Oficialmente es keratoconjuntivitis sicca. Con esta condición, el ojo de tu perro está constantemente seco, irritado y causándole picazón, pues no tiene suficientes lágrimas. En su lugar, sus ojos están segregando constantemente una mucosidad densa y pegajosa. Dado que cualquier infección es un riesgo serio para perros con ojo seco, su veterinario puede que sugiera lágrimas artificiales y posiblemente un antibiótico en gotas, según el Manual Veterinario Merck.

Un cuerpo extraño: Si sólo uno de los ojos de tu perro tiene mucosidad, hay una alta probabilidad que un cuerpo extraño le esté causando irritación. Si descubres que es lo que sospechas, intenta usando lágrimas artificiales para limpiar el ojo de tu mascota, sugiere el American Kennel Club Canine Health Foundation. Aún si tu perro parece estar perfectamente bien después de esta limpieza, siempre es una buena idea darle seguimiento con tu veterinario. Los cuerpos extraños pueden causar rasguños en la córnea del ojo y provocar infecciones posteriores.

Haz CLICK AQUÍ para encontrar más artículos sobre mascotas.




Share Button