28/01/2017 – Los incendios forestales habían golpeado ya a Chile desde el lunes 16 de enero y aunque el panorama se veía más alentador el lunes 23 (una semana después), durante el transcurso del día se observó cómo la situación iba empeorando, especialmente en la región de Maule.

Debido a eso, las autoridades de ese país evacuaron como previsión, a los habitantes de las localidades de Santa Olga, parte del municipio de Constitución, pues estaba muy cerca de ese foco de incendios. La noche de ese mismo lunes, el gobierno chileno extendió el Estado de Catástrofe a toda la Región de Maule.

La tarde del martes empeora el incendio en Vichuquén, Maule y para ese momento, ya habían 150 casas destruidas y más de 200 personas damnificadas, tanto en Maule como en la región de O’Higgins. Para el miércoles ya habían muerto varios voluntarios que deseaban colaborar con controlar los incendios y la misma Presidenta Michelle Bachelet admite que “nunca en la historia de Chile se había visto algo de esta dimensión”.

Ese mismo miércoles, el número de incendios llega a 99, a pesar de los esfuerzos por apagarlos de más de 4 mil personas, entre voluntarios y trabajadores de distintas instituciones del gobierno. Entre miércoles y jueves sucede una de las mayores tragedias, el pueblo de Santa Olga se quema en su totalidad. El alcalde del lugar indica que “lo que estamos viviendo es un horror, no se lo imagina nadie”.

La mañana del jueves el panorama no es nada alentador, pero se celebra la noticia de la ayuda de un nuevo avión antiincendios de gran capacidad que ofreció el Gobierno ruso. Esto se suma a la ayuda que ya estaba llegando desde Francia, Estados Unidos y Colombia, y a la comprometida por Brasil, México, Argentina y Perú.

Ese mismo jueves 26 de enero cobran fuerza los incendios en las regiones de Biobío y la Araucanía, debido a las condiciones más intensas del viento y las altas temperaturas, que consiguen resecar aún más el ambiente. Ese día el gobierno decido decretar también Estado de Catástrofe en la Región del Biobío y la Araucanía.

Para el día de ayer y aún hoy por la mañana, hay más de 70 incendios muy severos en las regiones Maule, Biobío y La Araucanía.

Foto satelital de la NASA tomada sobre Chile el 22 de enero.

 

Share Button