19/05/2021 – La primera vez que se usó el término “soberanía alimentaria” fue en 1996. El movimiento transnacional La Vía Campesina lo usó por primer vez. Este es un movimiento de trabajadores, granjeros, grupos indígenas y pequeños agricultores, que posteriormente lo definió como “el derecho de las personas a alimentos apropiados a su salud y cultura, producidos tomando en cuenta la ecología y con métodos sostenibles, y su derecho a definir su propio sistema de alimentación y agricultura.”

.

La Vía Campesina surgió al principio de 1990, en oposición al modelo altamente industrializado de la agricultura, el cual provocaba explotación, reubicación de personas y grandes inequidades en el sistema alimenticio. Desde que se usó el término soberanía alimenticia, el mismo ha ganado protagonismo en todo el mundo. El término representa a un movimiento descentralizado que actúa en solidaridad con otros movimientos de justicia social que actúan por los derechos humanos, al buscar un sistema de producción de alimentos más justo, sostenible y democrático.

Historia de la Soberanía Alimentaria:

El concepto de soberanía alimentaria está enraizado en tradiciones de alimentación muy antiguas, así como en luchas históricas por la autonomía y la auto-determinación. Por milenios, las personas indígenas, pescadores, granjeros y otros trabajadores agrícolas, desarrollaron y administraron los sistemas de alimentación. Las colonizaciones a menudo desmantelaban los sistemas y prácticas tradicionales y los reemplazaban con métodos que devaluaban el conocimiento de la cultura local.

La industrialización acelerada de los sistemas de alimentación en todo el mundo en el siglo 20, alteró aún más las prácticas tradicionales. En esta época, la particularidad más dañina fue el uso de la biotecnología y químicos en fertilizantes y pesticidas, para aumentar la productividad. También en esta época la propiedad y control de la tierra quedó en algunas pocas manos de empresas.

A pesar de las promesas de que estas nuevas prácticas y tecnologías resolverían el hambre en el mundo, la inseguridad alimenticia ha crecido significativamente en las últimas décadas. El uso de fertilizantes y pesticidas con regulación mínima o inexistente también ha contaminado el aire, agua y la tierra, agregando preocupaciones por los impactos al medio ambiente de la alimentación industrializada.

Asimismo, también existe preocupación y desconfianza por el uso de los cultivos genéticamente modificados para maximizar la producción industrial y las ganancias.

.

El movimiento por la soberanía alimentaria desafió estas prácticas. En la Cumbre Mundial sobre Alimentos de 1996, en Roma, se propuso un nuevo enfoque para alcanzar la seguridad alimenticia: “Este modelo se basaría en la descentralización, cambios al modelo actual que está basado en la concentración de poder y riqueza. Este modelo amenaza la seguridad alimenticia global, la diversidad cultural y los ecosistemas mismos, que mantienen la vida en el planeta”.

Conforme el movimiento crece, el movimiento de soberanía alimentaria se ha ido asociando con agroecología, justicia climática y ambiental, derechos de la mujer, reforma agraria y los derechos de los agriculturas. Muchos de los principios de la soberanía alimenticia se han incorporado a políticas gubernamentales e intergubernamentales, como las Naciones Unidas.

Principios de la Soberanía Alimentaria:

En 2007, muchos de los grupos que eran parte de la La Vía Campesina y otras agrupaciones se reunieron en Mali, para realizar el Foro Internacional Nyéléni sobre la Soberanía Alimentaria. El nombre se tomó de la diosa de Mali de la fertilidad y en este foro, se establecieron los siguientes seis principios sobre soberanía alimentaria:

Enfocarse en alimentos para personas:

Las personas y no las empresas, deberán estar al centro de las políticas de alimentos, agricultura y pesca. Todas las personas tienen el derecho a alimentos suficientes, saludables y culturalmente apropiados, incluyendo personas hambrientas y marginalizadas.

Un ejemplo de esto puede observarse en la proliferación de granjas urbanas y jardines, especialmente en comunidades en áreas secas.

Valorar a los proveedores de alimentos:

Valorar y proteger los derechos de quienes cultivan, cuidan y procesan los alimentos, incluyendo los trabajadores migrantes. La soberanía alimentaria rechaza las políticas que no valoran a los trabajadores y amenazan sus vidas y salud, ya sea exponiéndolos a pesticidas, trabajando en aglomeraciones durante la pandemia COVID-19 sin protección adecuada o forzando el trabajo infantil.

.

Localiza los sistemas de alimentación:

La soberanía alimentaria prioriza a la comunidad primero, cubriendo las necesidades de alimentación de la localidad y región antes que el comercio internacional. Rechaza las políticas de libre comercio que explota trabajadores en países en desarrollo y que restringen sus derechos de proteger la agricultura local. También fomenta por la protección al consumidor, para evitar tengan alimentos de baja calidad, insalubres o inseguras, incluyendo alimentos genéticamente modificados.

Control local:

El movimiento de soberanía alimentaria apoya el control local de recursos, como la tierra, agua, semillas, ganado y pesca. También fomenta que se usen y compartan estos recursos de forma sostenible. El movimiento afirma que las comunidades locales tienen el derecho de existir en sus territorios y rechaza la privatización de los recursos naturales.

Un buen ejemplo de esto, es que en 2008, grupos indígenas en Ecuador persuadieron al gobierno a incorporar la soberanía alimentaria en su constitución, prohibió los alimentos genéticamente modificados y la concentración de tierra en pocas manos.

Incorpora conocimiento y habilidades:

La soberanía alimentaria se construye en las habilidades y conocimiento de los proveedores de alimentos y organizaciones locales, para administrar la producción de alimentos y sistemas de cultivo. Rechaza las tecnologías que no valoran esto, como la ingeniería genética.

La introducción y proliferación de semillas genéticamente modificadas plantea un desafío enorme a los pequeños agricultores en todo el mundo. La contaminación genética con este tipo de semillas causa la pérdida de variedad de plantas, que causa no solamente pérdida de trabajo, sino de conocimiento cultural. Muchas regiones han respondido creando sus bancos de semillas locales o regionales, para proteger sus cultivos y conocimientos. Incluso, muchos países han prohibido los productos y cultivos de alimentos genéticamente modificados.

Trabaja con la Naturaleza:

La soberanía alimentaria valora la producción ecológica y los métodos de cultivo amigables con el medio ambiente. Busca evitar los métodos industriales dañinos, incluyendo los monocultivos, granjas industriales, prácticas de pesca insostenibles y otras prácticas que dañan el ambiente y contribuyen al cambio climático.

Soberanía alimentaria versus seguridad alimentaria:

La seguridad alimentaria se ha reconocido internacionalmente repetidamente, como un derecho humano básico. La Declaración de Roma sobre Seguridad Alimentaria Mundial declara que: “la seguridad alimentaria, a nivel del individuo, hogar, nación, región y mundo entero, se alcanza cuando todas las personas, en todo momento, tienen acceso físico y económico a alimentos nutritivos, seguros y suficientes, para llenar sus necesidades y preferencias de alimentos y llevar una vida saludable y activa”. Aunque la seguridad alimentaria es también un concepto en constante evolución, generalmente abraza el sistema de alimentación agro-industrial actual.

El término de soberanía alimentaria fue en parte una reacción a la forma como se definió la seguridad alimentaria. En lugar de trabajar con el sistema agroindustrial actual, la soberanía alimentaria busca transformarlo en un sistema justo, democrático, de “abajo a arriba”, en el cual las personas y no las empresas, controlen las formas de producción y distribución. La soberanía alimentaria valora la sostenibilidad y comercio ecológicos, que respeten los valores de todos los afectados por el sistema de producción de alimentos.

Share Button