18/08/2022 – Según un nuevo estudio de la Universidad de Estocolmo basado en las últimas recomendaciones de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), el agua de lluvia no es potable en ningún lugar del planeta por su alto nivel de químicos tóxicos. Las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas al principio se encontraban sólo en envases, en champú y en maquillaje. Pero ahora, ya están presentes en el medio ambiente, incluido el agua y el aire.

.

“No hay ningún lugar en la Tierra donde la lluvia sea segura para beber, según las mediciones que hemos tomado”, dijo a la AFP Ian Cousins, profesor de la universidad y autor principal del estudio, publicado en la revista científica Environmental Science and Technology (Ciencia y Tecnología Ambiental, en español).

Pero… ¿eso se dio de la noche a la mañana o qué pasó?

Esto se debió a un cambio de criterio. El agua de lluvia desde hace varias décadas contiene PFAS: (per- y polifluoroalquiladas). Estas son muy nocivas para la salud: pueden provocar cáncer, infertilidad, problemas de aprendizaje, etc.

Hasta 2016, el valor “seguro” era 70 ppt (partes por trillón). A partir de esa presencia, el agua se consideraba nociva.

En junio de este 2022, los reguladores de la EPA (Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos) establecieron un nuevo criterio: de los 70 anteriores bajaron el nivel de seguridad hasta el 0.004 ppt en el caso de los PFOA y 0.02 ppt en el de los PFOS. Es decir, 37.5 millones de veces más restrictivo.

“Según las nuevas pautas de Estados Unidos para los PFOA en el agua potable, el agua de lluvia no sería segura en ninguna parte del mundo. Aunque en el mundo industrial no solemos beber agua de lluvia, muchas personas en todo el mundo esperan que esta sea segura y se suministre”, explica uno de los investigadores.

Foto de Aleksandar Pasaric.

Share Button